Pasar al contenido principal
Museo Casa de Yrurtia

5 esculturas emblemáticas de Rogelio Yrurtia

Podés visitar algunas en el Museo y otras en distintos puntos de la Ciudad de Buenos Aires

Rogelio Yrurtia trabajó con obsesión y desvelo cada una de sus piezas. Muchas veces creaba figuras y las destruía hasta alcanzar la perfección absoluta. Creía en el arte como instrumento de acción y desarrollo cultural. La pasión, la poesía y su visión del mundo están presente en cada una de sus obras.

Las pecadoras
Su primera gran obra fue realizada en yeso y exhibida en salón de la Societé Nationale des Artistes Francaises en 1903, y en la Exposición Universal de Saint Louis, en 1904, donde ganó el Gran Premio de Honor.  Yrurtia , sin embargo, rechazó el premio.
Con el tiempo “Las Pecadoras”  comenzaron a deteriorarse por lo que el artista decidió destruirla. Sólo se conserva la cabeza de una de las figuras que se exhibe en el Museo.

El pueblo en marcha
En 1907, se lanzó un concurso para realizar un monumento conmemorativo de la Revolución de Mayo. Rogelio Yrurtia presentó un boceto realizado en piedra de París que representaba un gran arco de triunfo bajo el cual se desplegaban personas desnudas, entrelazadas, en actitud gloriosa.
El concurso generó  controversia entre los miembros del jurado, que dieron por ganador a un proyecto formalmente más tradicional, creado por los italianos Gaetano Moretti y Luigi y Brizzolara.
El monumento nunca se construyó, pero en la actualidad se conservan los bocetos originales; el de los italianos se encuentra en el Archivo General de la Nación y el diseño de “El Pueblo en Marcha” se conserva en el Museo Yrurtia.

Monumento al Coronel Manuel Dorrego
Yrurtia ganó el concurso para realizar el monumento al Coronel Dorrego y trabajó durante más de veinte años en su confección.
En 1927, se inauguró oficialmente la obra, emplazada en la plazoleta de las calles Suipacha y Viamonte.
“Manuel Dorrego promotor, paladín y mártir del federalismo argentino; héroe de la Independencia y de la Organización Nacional” dice la inscripción en granito que forma la base donde se erige el Coronel montado en su caballo. Va escoltado por tres figuras que representan etapas de su vida: la Victoria y la Historia, que simboliza su compromiso con la causa patriótica, y la Fatalidad, en conmemoración a su injusta y traicionera muerte.
En el museo se pueden ver la copia de la Victoria alada y una cabeza de la fatalidad

El Canto al Trabajo
Está ubicada en Paseo Colón e Independencia. La obra está realizada en bronce y fue encargada por Torcuato de Alvear, por entonces el intendente de Buenos Aires, cuando Rogelio Yrurtia tenía veintiocho años.
El Canto al Trabajo “representa un esfuerzo único en la historia de la escultura, por la magnitud de las figuras, la complejidad y grandeza de la obra que la inspira”, dijo Yrurtia sobre su obra, en la que un conjunto de hombres, mujeres y niños, con realismo heroico, encarnan la tarea de arrastrar una roca.

Mausoleo de Bernardino Rivadavia: Ubicada en Plaza Miserere, del barrio de Once, en su interior, a cuatro metros del nivel del piso, se conservan los restos del primer presidente de la república.
Fue realizado con 1.600 bloques de granito traídos desde Alemania. Yrurtia mismo supervisó la extracción de la piedra de las canteras. La obra mide quince metros de ancho por veinticuatro y medio de largo y nueve metros de alto.